Ciencia Ficción en Bits

axxon-portada¿Qué ha hecho este hombre de Illinois, me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad?

¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima? Toda literatura (me atrevo a contestar) es simbólica; hay unas pocas experiencias fundamentales y es indiferente que un escritor, para transmitirlas, recurra a lo “fantástico” o a lo “real”, a Macbeth o a Raskolnikov, a la invasión de Bélgica en agosto de 1914 o a una invasión de Marte. ¿Qué importa la novela, o novelería, de la science fiction?

Prólogo de Jorge Luis Borges en Crónicas Marcianas (Ray Bardbury; Buenos Aires; ediciones Minotauro; 1955)

Axxón es sinónimo de Ciencia Ficción.

Es un portal. Una revista. Una lista de discusión. Un taller literario. Un lugar para los que gustan de la ciencia ficción, el horror y la fantasía. Charlas de Literatura entevistó a Eduardo Carletti, co-fundador y piedra fundamental del proyecto que hoy lleva 206 números, casi 22 millones de visitas en su sitio web, y más de veinte años de vida.(1)


Axxón es un proyecto que ya tiene larga vida. ¿Cómo surgió la idea de armarlo?

Con la crisis económica en Argentina del gobierno de Alfonsín (y que, lamentablemente, se repiten cada tanto), las revistas que se estaban publicando en papel dejaron de salir. En ese momento en la zona de Buenos Aires y alrededores estaban saliendo 14 revistas de todo nivel. Había de varios tipos, desde fotocopias a diagramaciones con composer e impresión offset. Muchos asistíamos a las reuniones semanales que hacía el fandom(2) todos los viernes, y yo luego regresaba en tren a mi casa, que queda a 30 kilómetros del lugar de la reunión. Allí, conversando con un compañero de viaje, se me ocurrió la idea de editar un fanzine en un disquete y repartirlo por copiado gratuito. Una de las bromas en medio de la tormenta de ideas –pero sólo como broma, nunca lo pensamos en serio– era que podíamos hacer una revista personalizada, distinta para cada persona, y que así podríamos ganar todos los premios. Desde ese día comenzamos a programar (en Turbo Pascal para PC) y unos meses después la revista estaba en la calle. Esto fue en 1989. Comenzamos el trabajo en marzo y presentamos los números 0 y 1 el día 6 de septiembre de 1989. Luego adoptamos como fecha oficial el día que se hizo la primera distribución en BBS y comercios distribuidores de copias, que fue el 21 de septiembre.

¿Cómo funcionaba el proceso de distribución?

Había suscripciones de personas que pagaban por adelantado el costo del correo y de los diskettes, y también se podía ir a un distribuidor para que la copie gratuitamente en un diskette, o a veces cobrara un mínimo por la copia, como en los comercios que vendían el shareware. Se conseguía en muchos lugares, como 100 puntos entre ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, provincias y otros países. Nuestra distribución en algún momento fue más personalizada, pero llegamos al punto en que sólo necesitábamos hacerles llegar los archivos o un diskette a los distribuidores, y ellos hacían la gran parte de las copias.

Todo ese proceso se vio transformado por la entrada de Internet en la vida cotidiana. El formato mismo pasó de presentarse en disquetes, a presentarse directamente en Internet. ¿Cómo fue ese pasaje?

La revista comenzó funcionando con un programa que presentaba datos en modo texto de PC-DOS y con una cantidad relativamente pequeña de páginas. Fue evolucionando constantemente hasta llegar a la versión de Windows que presentaba entre 200 y 400 pantallas. Desde noviembre de 2001 la revista se edita en formato HTML, directamente en la WEB. Esto produjo una nueva manera de presentar el material, ya que la revista no “aparece” ya terminada cada mes, sino que se la va “construyendo” día a día. La edición bajo esta metodología le da una dinámica que no se puede igualar en una publicación periódica, a no ser que la periodicidad sea diaria.

¿Cuánta gente colabora hoy para llevar adelante Axxón?

Unos diez lectores de cuentos, una directora literaria y yo, más la ayuda ocasional de quienes nos mandan links de algunas de las noticias, o nos ayuda con la programación de scripts en el sitio.

Axxón se ocupa de la Ciencia Ficción, la Fantasía y Horror en casi todos sus formatos: literatura, cine, historieta. El sitio, no obstante, no parece haberse  ocupado de los videojuegos. ¿Esto es por alguna razón en particular?

No tengo nadie que revise las fuentes de esas noticias y las aporte. Por otro lado, para saber cuándo una noticia es fresca y cuándo es interesante hay que estar en el tema.

Hablemos sobre literatura. ¿Qué opinión tiene sobre la literatura de ciencia ficción argentina? ¿Hay actualmente autores locales cuyo trabajo le atraiga?

Falta estímulo. Hay muy buenas “plumas”, pero sin estímulos se termina abandonando, además de que en nuestros ambientes económicos hay que sufrir las presiones de trabajo, familia y problemas diarios a los que no escapa ninguna persona sin altos recursos, como viajar a su trabajo, trabajar muchas horas, etc. Estas cosas no sólo quitan tiempo, sino que desalientan y a veces impiden llevar adelante una actividad creativa. De todos modos, hay un problema que es  necesario mencionar: el logro máximo al que se puede aspirar en la CF en español es ganar unos 3.000 euros en un concurso (lo cual está muy bien, pero por cierto es muy difícil de lograr), y esto puede ser una vez con muchísima capacidad y un poco de suerte, dos veces como caso excepcional, tres veces si se es una persona en un millón. La felicidad y entusiasmo del logro de ser publicado en un libro o en una revista en papel pasa pronto, es algo momentáneo y de diluye  rápido. Creo que todos en el mercado lo han experimentado; y por lo general no se cobra dinero por esas publicaciones. Yo creo que para que el género alcance los niveles que tiene en los países donde es muy fuerte, hace falta un mercado, y un mercado es un lugar donde se puede trabajar muy fuerte y muy bien, y competir duramente, obvio, pero finalmente se logra ser remunerado correctamente por ello. E incluso –fantasía de las fantasías– llegar a vivir de eso. Si no se tiene esto, al menos debería existir la perspectiva de alcanzarlo, pero sinceramente, yo creo que en nuestro ambiente económico y social no la hay, o bueno, yo no la vislumbro.

En un contexto hispano-hablante, como el caso de Argentina o España, ¿está la literatura de ciencia ficción en español en real desventaja con respecto a la anglosajona, en términos de difusión y acceso a los mercados?

Yo creo que la desventaja la hubo, por la dificultad de acceso a las novedades. Pero ahora no, hay muchos sitios divulgadores en español en Internet, y muy actualizados, así que la diferencia que hubo en otras épocas se desvaneció.

¿Pero, dentro del género, no se venden menos los autores locales que los extranjeros?

No se puede saber porque por una cuestión de mercado no se ofrece suficiente material como para que se puedan comparar las ventas. Nosotros al principio pensábamos que si no poníamos traducciones del inglés en la revista, pocos se iban a interesar; sin embargo, basta con ver el sitio para notar que no es así.

Algunos detractores del género insisten en señalar que la literatura de ciencia ficción es un género *liviano*, de poca relevancia en términos artísticos. ¿Qué cree usted sobre esto?

Yo creo que no se debe discutir en términos de temática. Esta temática es buena y esta no. La literatura es literatura y una obra, si se escribe con las armas de un buen escritor, y sale bien, es buena literariamente, no importa si trata sobre la Cultura de Saigón o la explotación de minerales en el Cinturón de Asteroides. Esto es así para mí; está claro que no lo es para la gente que ve la CF desde una posición altanera y muchas veces totalmente desinformada, esperando encontrar algo que despreciar para sentirse mejor.

¿La literatura de ciencia ficción es significativamente mejor si leída en su idioma original? ¿Cuales son, a su criterio, las obras más representativas del género?

No tengo idea, en general no leo literatura en otros idiomas, y si lo hago (en inglés), me cuesta mucho. Es más un trabajo que un disfrute, y así no se pueden apreciar las bondades de un estilo. ¿Cuáles son las obras más representativas? Muchas, distintas en cada época, distintas hoy, distintas a medida que nuestra mente va cambiando. En Axxón hay publicada una lista de votación de muchas personas y ahí están nombradas las novelas que en ese momento elegí yo (acotadas a diez por las reglas de aquella convocatoria, porque siempre son más si uno leyó una biblioteca importante durante bastantes décadas).

El hábito lector se ha visto profundamente afectado por la emergencia de múltiples formas de entretenimiento, como la radio, la televisión y, hoy, las consolas de videojuegos y las computadoras personales. ¿Cree usted que se puede (y se debe) transformar esta tendencia? El género de la ciencia ficción en particular,  ¿puede desarrollarse más y mejor en estos otros formatos?

Cada uno de los formatos es un arte. El consumidor decide qué es lo que desea, y eso no se puede cambiar sin gigantescos recursos. No soy inocente, y sé que hay presiones en ciertos sentidos, pero eso es muy difícil de combatir. Se presionará siempre hacia aquellas formas que sean más masivas y que produzcan mucho dinero. Con respecto a la lectura frente a la mayoría de los formatos que nombra la pregunta, los que leemos sabemos las sensaciones y placeres que puede dar la construcción de la ficción que produce nuestra mente, guiada por el autor. En toda presentación gráfica, móvil o no, suele haber una interferencia con eso. No digo si es mejor o peor, pero los monstruos que uno imagina, y las mujeres o paisajes bellos que uno imagina, si está bien guiado por la pluma del escritor, son la mayoría de las veces mejores que lo que nos muestran en imágenes. Las sensaciones pueden ser mucho más fuertes en la lectura. Claro que requiere un cierto entrenamiento que hoy casi no existe. Cuando yo era chico, los juegos de lo niños contenían un 90% de imaginación, yo “estuve” en una nave espacial, no me hizo falta ir a un predio ferial donde alguien la construyó en forma de una escenografía, luces y plástico para que yo la viva a cambio de una entrada. Podíamos cambiar de mundo, de ropa, de edad, de aventura, varias veces en el día. Este entrenamiento es muy pobre hoy en día, ante la presión de 50 a 80 canales de cable o de videojuegos de todos soportes, niveles y tipos.

Los libros electrónicos están aquí. Como editor, ¿cree que su aparición es positiva o negativa para los lectores en general? ¿El futuro del libro es digital? Como género, ¿puede la ciencia ficción beneficiarse con estos cambios?

Son un medio mucho más fácil de alcanzar para el lector, y eso es bueno. Para el escritor, esto mismo no significa una ventaja automática, sino todo lo contrario: la facilidad de hacerle llegar un texto a otros se vuelve peligrosa. Se han eliminado los filtros, la prolijidad, el pulimiento… pero bueno, es inevitablemente tentadora. Por lo tanto, mucha gente cae en esa trampa y muestra lo suyo aprovechando el hecho de que es tan fácil abrir una página en Internet. Bueno, tanta, tantísima obra sin controlar y evaluar al final hace su daño, ya que los lectores pueden salir a “picar” la producción que se les ofrece; probar una, tres, diez, y si el azar no fue extremadamente ilógico, decidir finalmente que la literatura en Internet es, en general, una basura. Hace falta filtro, espacios con prestigio y mucho cuidado y dedicación en lo que hacen. Es lo que hemos tratamos de hacer y ofrecer nosotros siempre.

En su editorial del número doscientos seis de la revista usted plantea que los temas de la ciencia ficción aparecen, al menos desde el cine, agotados, en tanto las producciones, y en particular las de Holywood, vuelven una y otra vez sobre las mismas historias. ¿Cree que con la literatura de ciencia ficción sucede lo mismo?

No, el problema  es del mercado del cine, pero del cine de grandes presupuestos. Claro que con ofertas hechas en base a tremendos presupuestos, como se hacen desde Hollywood, las pequeñas obras, realizadas con otros conceptos, tienen muy pocas posibilidades. Un ejemplo reciente es la película Moon (Luna). Y hay otras. Por eso pesa con fuerza esa actitud que a mí me afecta y que comenté en el Editorial.

——————–

(1) Url del sitio: http://axxon.com.ar

(2) Fandom es una palabra de origen inglés (Fan Kingdom), que se refiere al conjunto de aficionados a algún pasatiempo, persona o fenómeno en particular. Cabe aclarar que el término fandom se asocia más con los aficionados a la ciencia ficción  o a la literatura fantástica. También se suele aplicar este término a las comunidades en Internet que discuten temas relacionados con el tema de su afición. (Wikipedia)

2 Comments

on “Ciencia Ficción en Bits
2 Comments on “Ciencia Ficción en Bits
  1. En la editorial número 207 de Axxón, Eduardo referencia esta entrevista y aborda un poco más el tema de la imaginación y el impacto de las tecnologías de entretenimiento en su desarrollo. Pueden ver la editorial en: http://axxon.com.ar/rev/?p=1829

    Slds.
    CL

  2. Muy buena entrevista sobre la realidad de la Cf y los puntos de vista de un editor como Eduardo. Lástima que no hubo espacio para preguntar sobre los ilustradores de CF.
    Saludos,
    M.C.

Comments are closed.